Muchas de las dudas que surgen a la hora de comprar una tarta es el tamaño: ¿Será lo suficientemente grande? ¿Nos faltará? ¿Y si sobra mucho?

Para solucionar esas dudas os traigo este post!

Lo más común, lo que hemos hecho toda la vida es cortar la tarta en cuñas, es decir, según el diámetro pues para que salgan entre 8 y 12 porciones, si las cortas muy finas.

Lo que a muchos nos se les ocurre cuando compran una tarta redonda es que a pesar de ser redonda se puede cortar en cuadrados. Sólo lo aplicamos a las tartas rectangulares pero también se puede con las redondas. Es obvio que si cortas una tarta redonda en cuadros alguna porción te va a quedar más pequeñas que otras pero también te van a salir más porciones que cortandolas a cuña y como siempre hay alguien que quiere tarta pero no mucha, entonces, ¿cuál es el problema?

Os animo a que probéis este tipo de corte y comprobéis vosotros mismos la diferencia 😉

Os dejo un vídeo que muestra cómo cortar una tarta redonda en cuadrados. Podréis comprobar que salen muchas más porciones que a cuñas.

Fuente de la imagen:Designed by Freepik